fbpx

Gastos de envío gratuitos en España (Península y Baleares) para pedidos superiores a 59,99€ y en Canarias y resto de países de UE para pedidos superiores a 79,99€

EnglishFrenchGermanItalianSpanish
EnglishFrenchGermanItalianSpanish

Gastos de envío gratuitos en España (Península y Baleares) para pedidos superiores a 59,99€ y en Canarias y resto de países de UE para pedidos superiores a 79,99€

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on linkedin
Share on print

La artritis y el CBD

La artritis reumatoide es un trastorno inflamatorio autoinmune crónico en el que el sistema inmunológico ataca a las células sanas en el cuerpo, causando inflamación. Esto puede provocar rigidez, sensibilidad y dolor, tanto en las articulaciones como en otras partes del cuerpo.

Existen más de 100 tipos diferentes de artritis y enfermedades asociadas, entre las que se incluyen enfermedades que afectan los huesos, los músculos, las articulaciones, pudiendo llegar a dañar al corazón, los pulmones, los ojos, la piel… Solo en España hay más de 300.000 personas que padecen (o padecemos) algún tipo de artritis (datos de la Coordinadora Nacional de Artritis). Y si bien este trastorno afecta, normalmente, a las articulaciones de las manos, las muñecas y las rodillas, lo que hace que el forro de la articulación se inflame y dañe el tejido, otras enfermedades reumáticas como la espondilitis anquilosante, conocida también por sus siglas EA, producen inflamación en otras zonas como las articulaciones sacroilíacas y vertebrales, principalmente, aunque también provoque otras afecciones como la uveitis o la psoriasis.

Esta enfermedad suele conducir, finalmente, a la deformidad (siendo así su evolución natural en ausencia del tratamiento adecuado), y puede causar, en fases avanzadas, importantes limitaciones físicas, así como un marcado deterioro de la calidad de vida.

Para quienes lo sufren las actividades cotidianas y sencillas como lo son el abrir un bote de mermelada, girar el volante del coche o el simple hecho de levantarse por las mañanas, se pueden llegar a convertir en una tarea muy dura y dolorosa, en algunos casos imposible y, por tanto, incapacitante.

El dolor es un síntoma importante, clave y crónico de las artritis y todo lo que hacemos para combatirlo es poco

Por suerte hay mucha investigación al respecto y se ha avanzado mucho en la farmacología específica de estas dolencias. Entre los medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad habituales se encuentran, entre otros, el metotrexato (Trexall, Otrexup u otros), la leflunomida (Arava), la hidroxicloroquina (Plaquenil) o la sulfasalazina (Azulfidine).

¿Hay alternativas o complementos?

Cuando se padece de dolor y sobre todo si este es crónico,  es muy habitual preguntarse sobre las opciones y las alternativas existentes y surgen muchas consultas sobre la capacidad del cannabidiol (CDB) como tratamiento alternativo o complementario. Lo cierto es que una encuesta de 2019 de la firma Gallup (consultora a nivel mundial especializada en el análisis de información para estudios de mercado) corroboró que aproximadamente el 14% de los encuestados informaron estar utilizando productos con CDB, y la principal razón fue el manejo del dolor

La Fundación de la Artritis de los EEUU realizó su propia encuesta y encontró que el 29% de los encuestados declararon estar utilizando productos con CBD (en su mayoría en forma líquida/aceite o tópica/crema), y casi el 80% de los encuestados lo había usado en el pasado, o lo estaba considerando usar en un futuro próximo. Estos números dicen mucho, porque, además de quienes ya los estaban usando, la mayoría afirmaban sentir una mejora en la función física, en el sueño y el bienestar general. 

¿Qué es el CBD?

La evidencia de que el CBD puede ayudar a aliviar el dolor a largo plazo nos obliga a preguntarnos exactamente qué es, qué características tiene  y si tiene contraindicaciones en su uso. 

El cannabidiol (CDB) es un fitocannabinoide (cannaboniode de origen vegetal) no intoxicante proveniente de la planta Cannabis Sativa que ha demostrado efectos antiinflamatorios en muy diversas afecciones, incluida la artritis. Esta planta contiene más de 100 componentes activos y dos variedades principales en su familia. Una de ellas contiene una alta concentración de un componente denominado THC (conocido coloquialmente como marijuana/marihuana). Esta tiene algunas cualidades terapéuticas, pero sobre todo, “coloca”. La otra variedad, con la que nosotros trabajamos,  tiene una elevada presencia del componente del denominado CBD (o cannabidiol). Esta es una molécula maravillosa que puede definirse como un “todoterreno” de alivio del cuerpo. De manera muy sintética, podemos decir que ayuda al cuerpo humano (y al de muchas mascotas) a combatir los desequilibrios que se producen en el cuerpo como son el dolor, la ansiedad o la inflamación, por nombrar algunos de los que ya han sido o están siendo clínicamente probados. 

¿Qué dicen las autoridades de la salud sobre el CBD?

En una serie de declaraciones, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha afirmado que no es adictivo ni dañino y que posee muchas propiedades terapéuticas. «Existe evidencia preliminar de que el CBD puede ser un tratamiento útil para afecciones médicas como […] epilepsia, ansiedad, enfermedades inflamatorias, dolor, náuseas, etc.» La Organización Mundial Anti Dopaje resolvió que el CBD puede ser utilizado por los deportistas porque “no es una droga”; y una postura similar ya ha tomado la Alta Corte de Justicia de la UE.

 A medida que el uso de Cannabidiol (CDB) ha crecido en popularidad a lo largo de los años, las principales organizaciones como la Fundación de la Artritis (EEUU) han liberado directrices relacionadas con su uso como parte de los tratamientos.

Cada vez son más los médicos que están estudiando e incorporando el CBD como parte de los tratamientos, a nivel mundial son interesantes y destacan los trabajos de: Kevin Boehnke, PhD, investigador del Centro de Investigación de Dolor Crónico y Fatiga en la Universidad de Michigan, se centra en el cannabis médico como un sustituto analgésico y opioides en el dolor crónico; Daniel Clauw, MD, profesor de anestesiología, reumatología y psiquiatría en la Universidad de Michigan y director del Dolor Crónico y el Centro de Investigación de Fatiga, lleva a la investigación sobre dolor de artritis y fibromialgia, y los efectos del cannabis, particularmente CBD, en el dolor; y Mary-Ann Fitzarles, MD, profesora asociada de medicina en la división de la reumatología de la Universidad McGill en Montreal, Quebec, realiza investigaciones sobre dolor y enfermedades reumáticas, ella es la máxima autoridad de la declaración de la Asociación de Reumatología de 2019 (CRA) para el cannabis y su uso médico (https://www.arthritis.org/)

¿Cómo se presenta el CBD?

El CBD se presenta en diferentes formatos, incluyendo aceite, e-liquids, cápsulas o tópicos, por ejemplo. Los aceites y los vapes (e-liquids) se toman por vía oral en muchos países (Suiza es un ejemplo), mientras que algunos aceites y las lociones tópicas con alto contenido de CBD se pueden aplicar directamente sobre la piel. 

Hay cremas que calientan la zona en la que se aplican, ayudando a mejorar el movimiento de la articulación y aliviando el dolor y otras provocan un efecto frío, rebajando también la inflamación.

¿Cómo interactúa el CBD con los medicamentos?

El CBD puede ayudar con la gestión del dolor, aliviando también la inflamación y apoyando un sueño más profundo y reparador gracias a su potencial de regular el ciclo sueño-vigilia, pero siempre como una alternativa adyuvante en el tratamiento. Cuando se padece algún tipo de artritis, no se debe, en ningún caso, dejar de tomar la medicación recetada ya que ésta protege las articulaciones de daños futuros. 

El CDB puede sinergizar positivamente con muchos medicamentos antirreumáticos como el metotrexato y puede ser beneficioso como tratamiento coadyuvante apoyando la acción de los fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FARME o FAME) que hay ahora mismo en el mercado. Esta información es el resultado de un trabajo clínico realizado siguiendo los criterios revisados del Colegio Americano de Reumatología para AR titulado: Cannabidiol (CDB): un asesino para la artritis reumatoide inflamatoria fibritis sinovial, autores: Torsten Lowin, Ren Tingting, Julia Zurmahr, Tim Classen, Matthias Schneider y Georg Pongratz.

Aunque, en general, no se ha encontrado ningún riesgo para la salud con el uso de dosis moderadas de CBD, existe alguna probabilidad de que el CBD interactúe con algunos fármacos, es por ello que lo mejor es consultar siempre con el médico y/o reumatólogo, sobre todo cuando se usa: naproxeno (aleve), celecoxib (celebrex), tramadol (ultram), corticosteroides (como prednisona), tofacitinib (xeljanz), ciertos antidepresivos como la amitriptilina (elavil) , Citalopram (Celexa), fluoxetina (prozac), mirtazapina (Remeron), paroxetina (paxil), sertralina (zoloft) y ciertos medicamentos para la fibromialgia, incluida la gabapentina (neurontina) y la pregabalina (lyrica).

Nota importante: si se tienen restricciones para comer toronjas debido a la medicación, es necesario consultar con el médico y/o reumatólogo y verificar si puede tomar CBD (https://www.health.harvard.edu/)

Información mínima y dosificación del CBD

Si se decide usar o probar el CBD para el tratamiento del dolor, el primer paso es averiguar cuánto tomar.

La dosis de CBD varía según el formato en que esté (aceite, crema…), la posología según el formato (número de gotas o cápsulas, por ejemplo, y/o número de aplicaciones tópicas), la patología y la medicación que se tome, el nivel de actividad física, el peso corporal… 

Los estudios han encontrado diferencias muy significativas en las mismas dosis, donde para algunas personas 5 mg es suficiente mientras que otras deben tomar hasta 600 mg para notar el mismo efecto. Los médicos, reumatólogos o farmacéuticos recomiendan comenzar con 20-40 mg por día y aumentar la dosis (transcurridos los primeros 7-15 días) de manera muy paulatina (gota a gota) hasta que se perciba el beneficio buscado.

Es decir, que se debe realizar una introducción paulatina y constante del CBD en la rutina diaria hasta encontrar la dosis adecuada y personal con la que se consiga el efecto deseado.

Para asegurarse de que está utilizando CBD de forma segura y efectiva para el manejo del dolor, se debe: 

  • Elegir un tratamiento comenzando con una dosis baja
  • Establecer metas iniciales del tratamiento dentro de un período realista de tiempo. Por ejemplo, una reducción en el dolor de la rodilla que permita dar un pequeño paseo en un plazo de dos semanas desde el inicio del tratamiento. Más tarde, si se nota la mejoría deseada, se pueden ajustar los objetivos marcados.
  • Elegir una marca de CBD que le ofrezca confianza, que tenga Certificados de Análisis que confirmen la pureza, la potencia/concentración y la seguridad de sus productos y cuyo etiquetado sea claro respecto a la potencia o dosificación.
  • El CBD no actúa sólo, funciona mejor como parte de un plan general del manejo del dolor que incluya otras opciones saludables como la realización de ejercicio leve o moderado, una dieta sana y equilibrada, una rutina adecuada de sueño y/o el apoyo psicológico necesario.
  • Nunca hay que interrumpir los tratamientos pautados por los profesionales médicos: estos protegen las articulaciones de daños futuros. Si no se nota el efecto deseado o si se producen efectos adversos hay que consultar con el médico lo antes posible, pero no se debe abandonar el tratamiento.

Si se experimenta algún efecto no habitual que pueda considerarse como un efecto secundario no deseado cuando se está  utilizando un producto de CDB, hay que suspender inmediatamente su uso, así se puede comprobar si es el CBD el causante o no. En cualquier caso, no se conocen efectos secundarios peligrosos derivados del uso de CBD, en general estos son: somnolencia, sequedad en la boca, diarrea y/o disminución del apetito y suelen desaparecer a las pocas horas de interrumpir el uso.

En resumen

La mayoría de las artritis no se curan y lamentablemente provocan mucho dolor. El CBD ya es considerado por miles de pacientes en todo el mundo como una gran opción para la gestión del dolor y, sin duda, mucho menos adictiva que los opiáceos. Si bien es cierto que la investigación sobre el CBD se encuentra en sus primeras etapas, los estudios realizados hasta la fecha  y las evidencias anecdóticas ya han demostrado que puede ser útil para tratar múltiples afecciones, por lo que, aunque no tenemos todas las evidencias que nos gustaría, si el CBD puede mejorar estos síntomas y, además, es seguro aplicarlo, bien vale la pena considerarlo.

El CBD no es ni será nunca un sustituto de los FAME, pero el creciente volumen de datos anecdóticos son muy prometedores en cuanto a su uso y eficacia como coadyuvante en estos tratamientos para la gestión del dolor y la reducción de la inflamación. Los pacientes interesados en probar el CBD deben consultar siempre con su médico antes de probarlo y, juntos, pueden pautar su incorporación a su rutina e ir evaluando los resultados (para eso es importante llevar a cabo un diario de dosis y efectos).

Utiliza los mejores productos, es una cuestión de salud

Si deseas obtener resultados excelentes, comienza con ingredientes excelentes. Eso es lo que creemos al elaborar nuestros productos premium con CBD y eso es lo que debes hacer cuando uses CBD para mejorar tu vida. 

Es importante que los productos utilizados cuenten con una metodología de producción confiable, pruebas de laboratorio que validen la ausencia de productos nocivos, un etiquetado claro y preciso respecto a su contenido  y recomendaciones claras de administración. En MediLeaf, trabajamos para cumplir plenamente con todos esos requisitos. 

¿Estás list@ para probar un producto más armonizado con tu cuerpo para mejorar tu vida?

 

 

Tienes más información sobre los potenciales beneficios de los aceites de CBD aquí y de las cremas específicas para músculos y articulaciones aquí aquí

#cbd #vivirsindolor #medileaf #salud #bienestar

Este artículo y la información que en él se incluye se comparte con fines informativos y educativos sin la intención de servir como diagnóstico, por tanto no debe interpretarse como una indicación o una instrucción médica ni debe sustituir el consejo de un profesional de la salud. La información facilitada procede de investigaciones obtenidas de fuentes externas y no nos responsabilizamos de sus posibles errores.

¿QUÉ NECESITAS HOY?
5/5 - (1 voto)

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on linkedin
Share on print

Noticias relacionadas

La artritis y el CBD

La artritis reumatoide es un trastorno inflamatorio autoinmune crónico en el que el sistema inmunológico ataca a las células sanas en el cuerpo, causando inflamación.

CBD en cosmética para una piel más bonita

Post original cortesía de Jennifer Burgos (@benditiomaquillaje) https://benditomaquillajeblog.com/ más información al final de la publicación Hace meses que incorporé este ingrediente en cosmética, el CBD es el

SÍGUENOS EN INSTAGRAM
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad